¡El bilingüismo (temprano) tiene muchas ventajas!

Los niños aprenden una segunda lengua de una manera muy natural hasta alcanzar la pubertad, siempre que esa lengua se utilice en determinadas situaciones o sea hablada con regularidad por uno de los progenitores. Los niños alcanzan de esa manera, sin problemas, el nivel de hablantes nativos. Esa es una oportunidad única que deberíamos aprovechar.

Estudios han comprobado que niños que crecen siendo bilingües disponen de mejore rendimeintos mentales así como de la capacidad de solucionar tareas paralelas con un alto nivel de concentración. Además poseen las mejores bases para el aprenizaje de otros idiomas extranjeros.

Bilingüismo y bi-culturalidad abren muchas puerta en la vida – durante la formación profesional, los estudios, en el mundo laboral internacional y también en la vida privada.